Destacados Lifestyle

Escapada por el Norte: Logroño, Hondarribia, Urrugne, Ainhoa, Sare y el Valle de Baztán

14 octubre, 2021

Muy buenos días!!! Tal y como os prometí aquí tenéis la mini guía de viaje que nosotros hicimos la semana pasada con la peque así que todo lo que os vamos a contar es apto tanto para bebés (y su correspondiente carrito) tanto para los que tenéis mascotas ya que nos alojamos en lugares Pet friendy (aunque en esta ocasión no viajamos con las tres perritas jeje se las quedaron «los abuelos»).

El viaje propiamente dicho lo iniciamos en Teruel, que fue donde hicimos la primera noche para evitar tantas horas seguidas de coche con Valentina. En esta ciudad nos alojamos en el hotel Isabel de Segura (aquí no admitían animales) muy bien ubicado en pleno centro de la ciudad, con todas las comodidades y un desayuno bufet muy rico y variado.

¿Qué ver/hacer/comer en Teruel en un día?

Nosotros ya viajamos pensando más en la peque que en nosotros mismos así que lo primero que hicimos fue comer en la Vermutería Ana (nos quedaba muy cerquita del hotel) y tengo que decir que MENUDO DESCUBRIMIENTO. Tienen unos vermús riquísimos (obvio jajaja) pero es que la comida está deliciosa. Las tapas, los pinchos y raciones están espectaculares (os recomiendo las patatas bravas que no son el tipo de bravas que os imagináis y que os van a dejar con los ojos del revés de lo riquísimas que están).

Después de tener el buche bien llenito nos fuimos a Dinopark donde nos lo pasamos mejor los papás que Valentina teniendo en cuenta que ella se quedó frita nada más entrar al parque y hasta prácticamente el momento en que salimos, jajajajaja. Muy recomendable sobre todo si vais con peques de a partir de 3 años que se enteran más de todo… Hay espectáculos, atracciones, proyecciones 3D, museo… La verdad es que nos encantó y repetiremos cuando Valentina sea un pelín más mayor.

Al día siguiente antes de marcharnos a Logroño aprovechamos para dar un paseo por Teruel y ver lugares emblemáticos como La Escalinata Neomudejar, la Plaza del Torico, el mausoleo de Los Amantes y la Catedral Santa María de Mediavilla. Ya subidos en el coche vimos el acueducto de Los Arcos.

A mediodía llegamos al destino que tantas ganas tenía de volver: Logroño. Los que me seguís sabéis que estuve viviendo y trabajando aquí durante muchos años y tenía muchas ganas de volver a ver a mis amigas, a antiguos compañeros de trabajo… así que el primer día lo dediqué a las visitas y el segundo a recorrer rincones de Logroño y alrededores que me encantan…

¿Qué ver/hacer/comer en Logroño en un día?

Bueno, yo voy a hablaros desde mi propia experiencia… en La Rioja hay una gastronomía impresionante así que donde comáis vais a comer bien. Eso sí… si venís un día pues no me perdería por nada del mundo una buena ruta de pinchos por La Laurel y La San Juan. Dos calles emblemáticas donde poneros finos a comer cosas muy ricas y probar vinos de la tierra con un ambientazo inmejorable. Mis favoritos sin duda son Las letras de Laurel (con su pincho de fua o su pincho piruleta de solomillo), La Taberna del Tío Blas y La Tavina (donde la careta es un auténtico espectáculo de sabores digna de probar y repetir sin parar).

Después de disfrutar de unos vinitos y pinchos en esta zona yo recorrería Logroño a pie. Iría a ver el Teatro Bretón de los Herreros, la calle Portales, la Concatedral de Santa María de la Redonda , la Muralla del Revellín Puente de Hierro y Puente de Piedra… y si nos apetece ir a algún sitio cercano Laguardia, sin duda, sería mi elección. Es un lugar con un encanto increíble…

Me dejo muchísimos sitios, por supuesto, pero ya os haré un post centrado en La Rioja y sus lugares imprescindibles para visitar… de momento, seguimos con el viaje. Después de Logroño nos fuimos camino a la zona vasco-francesa…

Hondarribia, Urrugne/Ainhoa y Sare

La primera parada la hicimos en Hondarribia, un lugar con muchísimo encanto que pertenece al País Vasco y que está justo en la «frontera» con Francia. De hecho si cogemos un barquito, en menos de 5 minutos cruzamos a Hendaya… Muy recomendable si hacemos el viaje en verano. Nosotros, en esta ocasión como íbamos de pasada solo paramos a comer. Aquí hay un barrio muy típico: La Marina, que está lleno de bares para disfrutar de un txacolí y algún que otro pintxo.
Antes o después de comer podemos dar un paseo por la zona del puerto y la playa o callejear por el casco viejo. Hay lugares que no me perdería como la calle mayor, la puerta de Santa María o las murallas de Hondarribia.

Por la tarde fuimos a nuestro caserío que alquilamos en Urrugne (a unos 25 min de Hondarribia) y desde ahí, la idea era visitar Ainhoa y Sare. Dos localidades a unos 15 minutos en coche y que merecen muchísimo la pena.

Ainhoa es una localidad muy pequeñita que la puedes ver perfectamente en menos de una mañana, destacan los caseríos de estilo vasco y los paisajes verdes (como en toda esta zona). Nosotros lo que hicimos fue dar un paseito, perdernos por sus calles y comernos un pastel vasco de un puestecito que había en la plaza del pueblo justo enfrente de la iglesia. Delicioso.

De ahí ya planificamos algo mejor la visita a Sare donde hay más cositas que ver y hacer. Recomiendo no perderse El tren de la Rhune. Es un tren de cremallera que alcanza la cima de Larrún y que te transporta al pasado. Una maravilla (si no viajas con carrito de bebé porque tanto el tren como la zona de la cima no son demasiado accesibles y hay que hacer auténticos malabarismos)… Otra de las cosas que os recomiendo es visitar el parque de animales de Etxola. Nos encantó y aquí si que se puede disfrutar yendo con el carrito de bebé y además los niños alucinan con la gran cantidad de animales que hay.

Otra de las cosas que no me perdería serían las cuevas de Sare y, si os da tiempo, desplazaros a ver las de Zugarramurdi. Nosotros las vimos en otros viajes (no en éste porque no son accesibles para carritos de bebé y las visitas son guiadas… no nos queríamos arriesgar a que nos la liase la pequeña jejeje.

En esta zona no os puedo recomendar restaurantes porque aquí tiramos mucho de bocadillo… pero hay muchos restaurantes por la zona (eso sí, hay que tener en cuenta que no funcionan con el horario español, así que eso de comer a las 14 como que no… jajajaja)

Ya de vuelta aprovechamos para ver de pasada algunos pueblitos que forman parte del Valle de Baztán y que son una auténtica fantasía… Almandoz, Berroeta, Azpilkueta, Arizkun y Gartzain son los 5 pueblos con más encanto de la zona y también los menos conocidos… por supuesto, hay muchos más pero ya no nos dio la vida para verlos. Queda pendiente retomar un viaje en esta zona y perdernos por toda la magia y encantos que tiene.

Y hasta aquí la guía de nuestro viaje. Espero que os haya gustado!!! mil besos

En Logroño nos alojamos en los apartamentos Pinidar (100% recomendables)

En Urrugne nos alojamos en una casita de estilo vasco que alquilamos a través de Airbnb.

https://www.aprendizajeviajero.com/que-ver-en-logrono/

Entradas relacionadas

1 comentario

  • Responder Susana 14 octubre, 2021 at 2:16 pm

    Ohhh me ha encantado todo!
    Algunos sitios los he visitado y otros no pero tomo buena nota de todo absolutamente!
    Por cierto he visto que no sólo fue especial por visitar lugares tan lindos sino porque fue un momento de reencuentro con tus amigas especiales. Un besito!

  • Dejar una respuesta

    error: