Destacados Lifestyle

MI BEBÉ DE 10 MESES NO QUIERE BIBERÓN (ni leche en ningún tipo de recipiente? ¿QUÉ HAGO?

2 julio, 2021

Muy buenas tardes de viernes!!! ¿Cómo ha ido la semana? Por aquí ya hemos vuelto a la rutina y estamos superando el síndrome post vacacional jajajajaja. Hoy quiero compartir con vosotros este post porque además de interesante creo que os va a ser de mucha ayuda si estáis en la misma situación que nosotros.

De pronto, una semana cuando Valentina tenía 8 meses aproximadamente empezó a rechazar el biberón. Le costaba mucho acabárselo, lo veía y se apartaba, se ponía a llorar… y después de consultar con nuestra pediatra nos comentó que es normal, que cuando comienzan con la alimentación complementaria los bebés pueden hacer una «huelga» temporal de biberón y que le ofreciéramos la leche en otros recipientes como en una taza, vaso, con pajita… con alguna cucharada de cereales, en papilla…

Pues bien, Valentina ha decidido que no quiere más leche. En ningún recipiente, de ninguna de las maneras salvo en papilla de cereales (que sólo se debe tomar una vez al día por la gran cantidad de cereales que se ingieren de esta manera). Es oler la leche y le dan arcadas. No le gusta en absoluto y como la leche debe ser el principal alimento hasta el primer año de vida y deben tomar alrededor de 500-600 mililitros al día, nos pusimos en contacto con Paula de Nutrium para buscar alternativas a la leche y poder suplir así de alguna manera las carencias que estaba teniendo al no tomarla.

En primer lugar Paula (de Nutrium) nos recomendó volver a probar con diferentes tipos de recipientes porque a veces los bebés de repente cambian de opinión tras un tiempo y vuelven a querer la leche en biberón, en taza, con pajita… pero no ha sido el caso. Valentina ha dicho que no, y es que no.

Entonces se puso manos a la obra y nos dio como opción hacer el BLW mixto para poder introducir en papillas algo de leche en cada comida y también introducir alimentos ricos en calcio. Esto sí que nos ha ido funcionando y poco a poco Valentina toma más leche «sin darse prácticamente cuenta».

¿Cómo lo hacemos? Por la mañana le preparamos una papilla-batido de frutas naturales con leche de fórmula. Se la damos con cuchara o en taza y de esta manera desayuna ingiriendo parte de la leche que le correspondería.

A la hora del almuerzo le damos un par de cucharadas de yogur natural (lo hemos ido introduciendo poco a poco para que su organismo vaya tolerando la leche de vaca), o un trozo de queso fresco, pan con crema de almendras naturales…  Y le preparamos algunos trozos de fruta o recetas saludables para que siga practicando el BLW.

En la comida preparamos papilla de verduras con algo de carne, pescado, huevo o legumbres  e introducimos también parte de su leche de fórmula.

A la hora de la merienda hacemos algo similar al almuerzo o al desayuno también con trocitos para continuar con el BLW.

Y para la cena le preparamos una papilla de cereales con leche de fórmula.

De esta manera Valentina suele tomar entre 400-500 mililitros de leche o alimentos que contienen las mismas propiedades que la leche cumpliendo así la cantidad que un bebé de su edad debe tomar.

Paula también nos hizo un listado de alimentos ricos en calcio para que los introduzcamos los días que tome menos leche o que no quiera tomarla. Entre esos alimentos están el brócoli, la coliflor, el repollo, las almendras, avellanas, nueces, garbanzos, alubia blanca, semillas de sésamo, cereales integrales y yema de huevo.

Y también nos ha recomendado que cuando le demos alimentos ricos en hierro, si son de origen vegetal como las legumbres, hay que acompañar esa comida con alguna fruta y hortaliza como pimiento tomate… para asegurar la absorción del hierro.

Y hasta el momento nos está yendo bastante bien. La semana que viene tenemos pediatra y le pasaremos «parte» a Paula de Nutrium para continuar con la alimentación de Valentina.

La verdad es que si no fuera por ella, que nos está acompañando y guiando en esta etapa, estaríamos bastante perdidos, confundidos y desesperados. Los pediatras son pediatras, te atienden en la consulta y cuando sales, la gran mayoría (aunque no todos serán igual) se olvidan por completo. Solo se preocupan del peso, de si come o no… pero no de los problemas que hay detrás como una buena alimentación. Así que el tener a Paula ayudándonos con todo este proceso no sólo me aporta tranquilidad y seguridad sino que además siento que tengo una profesional y amiga a mi lado con la que hablar con confianza.

Y esta es sólo una de las muchas facetas de los nutricionistas. No sólo están para cuando queremos perder peso. También para cuando necesitamos ganarlo, o aprender a comer mejor, a aumentar masa muscular, a guiar a los peques en una alimentación saludable, a cuidarnos en el embarazo o postparto… Así que cualquier cosa relacionada con la alimentación y nutrición podéis tratarla en Nutrium tanto a distancia con su servicio online (que es el que yo uso) como presencial si vivís en La Rioja.

Nunca antes la relación con la comida había sido tan buena como ahora. No solo de manera individual sino en toda nuestra familia. Ahora comemos con conciencia y consciencia. Y disfrutamos a la vez que nos cuidamos.

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Dejar una respuesta

error: