Destacados Lifestyle

Resolviendo problemas del BLW con Nutrium

1 mayo, 2021

Muy buenos días! Como ya habéis visto a través de Instagram, el tema del BLW se nos está resistiendo con Valentina. Empezó regular pero en vez de mejorar la cosa fue a peor. De pronto las texturas le daban asco, tocaba cualquier tipo de alimento y automáticamente le daban arcadas e incluso vomitaba en ciertas ocasiones.

Descartamos que fuese alguna intolerancia o alergia alimentaria (los bebés emplean este tipo de reacción muchas veces como mecanismo de defensa cuando detectan que algo les hace daño) y, viendo que no era nada relacionado con este tema nos pusimos en contacto con Paula de Nutrium para ver qué es lo que podía estar pasándole a Valentina.

Paula me dijo que era un caso raro, que no se había encontrado con que un bebé sintiese tantísimo asco al tocar absolutamente todos los alimentos así que después de contarle todo me dio unas pautas para detectar el origen del problema.

1. QUÉ ES NORMAL EN EL BLW Y QUÉ NO LO ES

Las arcadas son habituales, sobre todo en los inicios de la alimentación complementaria. Son un mecanismo de defensa al notar «un cuerpo extraño» en la boca. Paula me lo explicó de una forma muy clara, las arcadas forman parte del aprendizaje igual que cuando un niño empieza a caminar, se cae, se levanta y continúa.

Lo que no es normal es que la arcada se produzca cuando el alimento ni siquiera ha llegado a la boca, es decir, en el momento en que el bebé coge o toca el alimento con la mano. Entonces debemos identificar qué es lo que realmente le produce esa repulsión.

2.  CRISIS DE «NO COMER», POCO APETITO POR ENFERMEDAD  O CRECIMIENTO DE DIENTES

Muchas veces los bebés también tienen momentos de crisis en los que comen menos, no quieren comer o les apetece probar los alimentos de otra manera. Esto es como las crisis de crecimiento, que necesitan comer con más frecuencia, pero al revés.

Otra de las posibles causas podrían ser un episodio de gases, reflujo, un pequeño resfriado, estreñimiento y dolor de barriga… Cuando los bebés se encuentran mal una manera de expresarlo además del llanto es la pérdida de apetito.

A partir de los 7-8 meses comienzan a salir los dientes a algunos bebés (no es el caso de Valentina)  y puede que ese malestar lo muestren rechazando las texturas blanditas de la comida y que prefieran juguetes y mordedores duros para aliviar el dolor.

3. ¿PODRÍA SER UNA LLAMADA DE ATENCIÓN?

Los bebés tienen diferentes formas de llamar la atención, una y la más habitual es mediante el llanto, pero hay otras como el dormir o el comer. En esos momentos saben que los papás estamos por y para ellos y pueden emplearlos también como reclamo. Digamos que sería algo así como el causa-efecto / protección-atención.

4. DETECTAR EL ORIGEN DEL PROBLEMA

Y para ello Paula nos ha aconsejado ir probando diferentes métodos.

a) Probar a ofrecerle la comida en otro momento. Puede que usar el mismo horario en el que se le ofrece el biberón o papilla no sea el más idóneo porque sabe que tiene una opción más fácil.

b) Esperar a que algo le llame la atención mientras los papás estamos comiendo y, entonces, en ese momento ofrecerle la comida

c) Dejar «por casualidad» comida a su alcance y que la coja cuando quiera, a modo de juego.

d) Cambiar ubicación. No ofrecerle siempre los trocitos en su trona por si ha asociado ese lugar con trozos y rechazo a los mismos. Ofrecerle en brazos, en su hamaquita…

e) No estar prestándole atención siendo ella consciente. Esto quiere decir, que los papás tenemos que vigilarla porque jamás hay que dejar a un bebé solito comiendo pero evitando que ella sienta «la presión» de que está siendo observada.

f) No distraerla, no mostrar efusividad o temor… Intentar que la atención que tiene puesta en la comida no se vaya hacia otra cosa.

g) Probar otras texturas y tipos de corte de los alimentos que se le han ofrecido. Por ejemplo,si hasta ahora solo hemos probado con trozos de fruta, carne o verduras… hacer elaboraciones tipo hamburguesita, galletas, hummus… Probar a cortar los trozos un poco más grandes para que sean más manejables porque todavía no sabe hacer «la pinza» con los dedos para coger con más precisión los alimentos…

5. EL RESULTADO

Después de 15 días probando las diferentes técnicas nos dimos cuenta de varias cosas. La primera fue que ofrecíamos los trozos de comida en mal momento ya que se los dábamos justo antes de su biberón o papilla o después de haberse puesto fina a comer….  ¿Qué sucedía en ambos casos? En el primero tenía mucha hambre, detectaba que eso no era lo que ella quería o estaba acostumbrada a comer y lo rechazaba. En el segundo, como lo ofrecíamos después de que hubiese comido estaba tan llena que el hecho de coger el trozo le daba angustia.

Así que empezamos a dejarla cerca de la mesa cuando nosotros comíamos y poco a poco ella iba reclamando aquello que le llamaba la atención. Al principio la textura le daba asco y probamos a meter el trocito de comida en una especie de chupete que sirve para sacar el jugo a los alimentos… De esta manera empezó a reclamar más a menudo y entonces optamos por dejar de meter ahí los trocitos y dejárselos a su alcance mientras nosotros estábamos en la mesa. Al principio le pasaba lo de siempre, le daba bastante asco pero como veía que nosotros seguíamos comiendo «como si nada» volvía a meterse el trocito en la boca y a jugar con él. Poco a poco le ha ido cogiendo el gusto y ahora reclama muchas de las cosas que nosotros comemos.

Todavía no hemos probado a que los trocitos  cobren más importancia a la hora de ir sustituyendo poco a poco la papilla. Tampoco tenemos prisa, para nosotros ya es un gran avance que Valentina no rechace los alimentos sin triturar y no queremos presionarla demasiado. Los bebés necesitan su proceso de adaptación y en eso estamos trabajando.

Dentro de poco tendré una nueva sesión con Paula y os contaré, como siempre , todo lo que vaya trabajando con ella.

Os recuerdo que además de alimentación infantil, en Nutrium tienen muchísimos servicios que os van a ayudar a lograr vuestros objetivos. Perder o ganar peso, aprender a comer bien, llevar a cabo una alimentación adecuada para deportistas, durante el embarazo, postparto… Os animo a echar un vistazo a su web porque además  de presenciales, ofrecen consultas online que es como yo estoy haciéndolas con ellos.

MIL BESOS!!!

Entradas relacionadas

1 comentario

  • Responder Myla 12 mayo, 2021 at 8:55 pm

    Que guapisima esta Valentina, y que mayor ya.
    Anímo que al final será una pequeña gourmet
    Besitos mil para las dos

  • Dejar una respuesta

    error: