Destacados Lifestyle

Segunda sesión sobre alimentación complementaria y BLW con Nutrium

24 marzo, 2021

Muy buenos días!! Qué ganas tenía de volver a hablaros de la alimentación complementaria, del BLW, de todo lo que me sigue enseñando Paula de Nutrium y los avances que estamos logrando con Valentina.

Os cuento cositas. En primer lugar os recuerdo que pinchando aquí podréis encontrar el primer post sobre este tema donde os explico los conceptos genéricos, algunas pautas, consejos… siempre de la mano de Paula para que entendáis y podáis complementar la información que os voy a dar hoy.

En mi visita a la pediatra, aunque es bastante moderna y está a favor del BLW… lo cierto es que me dio una hoja genérica con instrucciones muy básicas y obsoletas con una amplia limitación de alimentos y con un cocinado muy simple: hervido y… tachánnnn, triturado en papilla. Eso del BLW ya lo haríamos después… Yo salí un poco defraudada porque pensaba encontrar algo más de apoyo pero ya me habían avisado amigas que han hecho BLW que los pediatras no se suelen «mojar» mucho y que tendría que buscar asesoramiento y apoyo por otra parte. Menos mal que tengo al equipo de Nutrium.

Está claro que no siempre podemos empezar  a los 6 meses con el BLW porque hay algunos bebés que todavía no están preparados, como Valentina, que aún tiene dificultades para mantenerse erguida solita sin caerse hacia los lados y ese es un requisito importante a tener en cuenta a la hora de empezar esta forma de comer.

Sin embargo, si muestran interés por la comida y ayudados por los papás quieren «jugar» y probar los alimentos (siempre debidamente cocinados y con un corte específico para evitar atragantamientos, de esto os haré un post en profundidad) podemos intentar iniciar con calma el proceso. Y digo con calma porque yo he fracasado en los primeros intentos…y  os cuento por qué:

1. Ante la desesperación (y ese es el error que cometemos muchos, yo la primera y gracias a Paula vamos a corregirlo), nos pasamos en exclusiva a las papillas, no tenemos la suficiente paciencia o prestamos tanta atención al bebé con la comida que lo agobiamos y distraemos, por lo que… deja de mostrar interés por ella.

2. Repetimos constantemente el mensaje: come, toma, come, toma… miramos atentamente, obligamos sin pensar ni recordar que hasta el año, la alimentación fundamental del bebé es la leche. Por eso lo demás es alimentación complementaria.

3. Los bebés exploran, no siempre tienen que comer sólidos. Puede que un día se los coman todos, que al siguiente solo quieran mancharse las manos o simplemente tirar la comida al suelo.

Y dicho esto y reconociendo que debo trabajar en ello, también hay cosas que he hecho bien y que voy a mejorar con los consejos de Paula.

Nosotros (siempre asesorados por Paula, por supuesto) no hemos seguido el listado de la pediatra al pie de la letra, ya que limita los alimentos a dos o tres cuando ya se ha demostrado que los bebés pueden comer muchas más cosas siempre que se respeten los días para descartar alergias y no se le ofrezcan cosas que no deben comer de momento como algunos vegetales de hoja verde, ciertos pescados como el pez espada, carnes de caza, miel, azúcar, sal…

Así que estoy contenta porque Valentina ha probado ya una gran variedad de verduras, frutas, hortalizas, legumbres, cereales… y ahora introduciremos el huevo para descartar alergias para ir ampliando las proteínas (ya ha probado el pollo y la ternera). Eso sí, casi todo lo ha probado en papilla porque el BLW hasta hace poco no le terminaba de llamar la atención y no se llevaba los trocitos a la boca.

Paula nos dijo que la clave no era ponerle siempre los trocitos de comida cerca si ella no mostraba interés sino que esperásemos a que ella demandase ese «algo» que le apeteciera. Y llegó el momento una mediodía comiendo fresas.

Las fresas en papilla le encantan así que como estaban bastante maduras probé a cortar una en palitos longitudinales y ofrecerle uno a ver qué pasaba porque estaba todo el rato mirando, haciendo ruiditos, intentando cogernos las fresas… y… ¡Surgió la magia tal y como nos había dicho Paula! Ese «algo» le llamó la atención, le apeteció y… madre mía el berrinche que cogió cuando se me ocurrió quitarle un trozo de fresa porque como todavía soy inexperta en esto del BLW me agobié un poco por si se atragantaba…

Lo sé, ese es otro error y más aún después de haber hecho un curso de primeros auxilios y otro específico sobre atragantamiento y alergias… Pero supongo que todo lleva un proceso y los miedos se me irán quitando poco a poco.

Ahora que ya empieza a mostrar más interés le iré ofreciendo más trocitos de lo que sé que le gusta o de lo que ella reclama a ver si vamos cogiendo ritmo con el BLW.

Contadme… ¿Cuál ha sido vuestra experiencia con la alimentación complementaria, os parece útil tener al lado a un equipo de profesionales como Nutrium para que os asesoren, resuelvan dudas y os acompañen en esta etapa tan bonita? MIL BESOS!!!

Entradas relacionadas

1 comentario

  • Responder Susana 30 marzo, 2021 at 6:02 pm

    Me alegra mucho ver cómo estás disfrutando todas las etapas de tu preciosa niña.
    Siempre tenemos ese miedo a equivocarnos sobre todo con el tema de la alimentación por eso es muy importante ponernos en buenas manos como tú lo estás haciendo. Me encanta que hayas hecho este Post con Valentina!
    Esta tan Bonita!
    Besosss

    Susana

  • Dejar una respuesta

    error: