Actualidad Artículos Moda y tendencias

Cómo tener el fondo de armario perfecto

10 enero, 2017

Tener un buen fondo de armario no consiste en tenerlo lleno de muchísima ropa sino de prendas clave que compongan una base que nos permitirá ir siempre a la moda combinándolo con los must de temporada. Pero ¿cómo tener el fondo de armario perfecto?

Básicos

Prendas de punto. Suéteres, chaquetas, chalecos… mejor si son de excelente calidad, suaves al tacto y confortables.
2. Una camisa blanca, de corte masculino; también en negro. Para estilos más románticos y femeninos mejor una blusa en tejidos livianos como la gasa o la seda.
3. Un pantalón vaquero. Los ideales son los de pata recta, corte clásico y color índigo oscuro que estilizan más.
4. Camisetas básicas de algodón de cuello a la caja, en varios colores. Siempre pueden ser combinadas con un sinfín de accesorios y otras prendas.
5. Pantalones de lana o tweed para el invierno, mejor los de corte masculino.
6. Un abrigo de corte recto y sencillo o un trench (tipo gabardina), una pieza imprescindible de todo armario tanto femenino como masculino. Para aumentar las posibilidades de uso es recomendable que el tejido y color del abrigo combinen tanto con prendas de día como prendas de noche.
7. Una blazer o americana, especialmente en color negro. Puede combinarse con pantalón a juego o falda en el caso de las mujeres. La chaqueta tipo americana o sastre es una pieza versátil que además de ser pieza importante de fondo de armario, en estas últimas temporadas ha sido considerada pieza de tendencia. Casa bien tanto con estilos formales como informales y permite múltiples combinaciones desde una camiseta y unos jeans para un estilo más urbano hasta un vestido.
8. Un vestido negro de corte sencillo y excelente calidad que tiene múltiples personalidades en función de con qué prendas, accesorios y complementos lo mezclemos. También es recomendable contar con algún vestido de “cóctel” en tonos claros, para eventos que requieran cierta etiqueta de día.
9. Un vestido largo de noche. Son perfectos los de corte más sencillo que se pueden combinar con joyas y otros accesorios y siempre parecerá que llevamos uno distinto. Estas prendas son la base de un fondo de armario a partir de estas el secreto está en la mezcla. Para tener estilo debemos conocernos y saber qué va con nuestra personalidad, con nuestra morfología y nuestro estilo de vida. Una vez se tenga esto claro, a partir de aquí, se pueden utilizar las tendencias adaptándolas a nuestro estilo y no nosotros a las tendencias.

 

Complementos: Calzado

Zapato tipo salón. Es el modelo que mejor resiste la categoría de “fondo de armario”, debe ser de horma sencilla, tacón medio (3-4cm), sin excesivos ornamentos, de buena calidad y color negro para un estilo más profesional, situaciones formales. Pueden combinar tanto con falda como pantalón en diversas situaciones y sirven para un gran abanico de edades.
2. Una bota de caña alta y tacón medio, alto o bajo dependiendo del estilo y necesidades. Si nuestro estilo es más casual o natural encajarán bien los tonos marrones, pieles tratadas o envejecidas. Si nuestro estilo es más sobrio y clásico optaremos por la clásica de piel negra, acabado semibrillante y formas simples. Para estilos más románticos una bota de tacón medio de piel exótica o tratada y para estilos más llamativos de tacón alto que dibujen la forma de la pierna.
3. Un zapato bajo, cómodo para el día a día, puede ser tipo mocasín (más casual) o tipo bailarina que combina bien tanto con jeans, como con pantalones, vestidos, faldas…
4. Sandalias. Un modelo con tacón medioalto para eventos nocturnos y otro modelo de tacón medio-bajo para el día a día. Para estilos más clásicos o conservadores, están mejor los más cerrados y con sólo una pequeña abertura en la zona del dedo gordo.
5. Si necesitamos un par de corte más deportivo nos decantaremos por las tipo “sneaker”, adaptables a casi todos los estilos, una buena opción para ratos de ocio y prendas más informales como los jeans combinados con prendas de algodón.

Complementos: Bolsos

En el caso de los bolsos, se recomienda que sean prácticos, de tamaño adecuado a nuestra la morfología, con buenos acabados y en tonos que sean combinables con las prendas que tenemos en nuestro armario. Si nuestra estatura no es muy alta evitaremos un bolso XXL, si por el contrario somos de estatura alta y complexión grande evitaremos un pequeño bolso tipo “limosnera” a excepción de los clutch o bolsos joya o pequeñas carteras de mano para completar un look de fiesta.

El negro es imprescindible, pero también son buenas elecciones los tonos grises y terrosos. El problema que presentan las otras gamas de colores, es que tienen menos posibilidades de combinación, pero pueden poner la nota de identidad y color a estilos muy sobrios. En la variedad y buen gusto a la hora de mezclar piezas está la clave del éxito.

Por último el bolso joya o tipo “clutch” es una pieza fundamental si se tienen muchos compromisos sociales o compromisos nocturnos, resultan perfectos los catalogados como “vintage”.

Complementos: Sombreros, bufandas, fulares y guantes

Tener unos buenos complementos en nuestro fondo de armario es la clave del éxito a la hora de crear un look. Por eso muchas veces aconsejo invertir más en complementos que en ropa, porque permanecen mucho más en el tiempo y podemos sacarles mucho más partido.

Lo que aconsejo es tener un par de gorros de lana, una boina o sombrero estilo canotier; alguna bufanda XL, fulares largos y guantes. Todos estos complementos deben ser en tonos neutros, es decir, beige, negro, marrones… y guardar similitud con los colores que poseemos en nuestro armario y que sean predominantes.

Espero haberos ayudado con estos consejos!! MIL BESOS!!!!

 

 

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Dejar una respuesta

error: