Actualidad Artículos

Los 10 tipos de vecina que tienes (o tendrás algún día)

21 abril, 2015
 

Casi todos tenemos vecinos y, digo casi todos, porque los que tienen la suerte de vivir en un chalet pueden librarse de ellos por lo menos, unos cuantos metros. Sin embargo el resto de mortales compartimos ascensores, escaleras, jardines, parking… pero lo que menos nos gusta compartir es eso que llamamos: pared con pared.
Esto de tener ciertas vecinas puede ser gratificante pero, la gran mayoría de veces, suele ser bastante incómodo. Sobre todo si tienes alguna vecina de este tipo, veamos…

 

 

1. LA VIEJA DEL VISILLO
Esta es la típica vecina que, allá donde vayas o allá de donde vengas, siempre estará esperándote para acecharte a la entrada o salida de casa. Vive pegada a la mirilla y su mejor amigo es el vaso con el que intenta escuchar tus conversaciones a través de la pared. Además tiene la facultad de pillarte por banda siempre en el peor momento: o tienes prisa, o necesitas ir al baño, alguien te está esperando o la comida se te está quemando… da igual, la vieja del visillo cuando hace la aparición estelar es para rato y LO SABES.

2. LA CASCARRABIAS
Esta es la mítica señora que siempre que te ve se queja de todo. Vive amargadita y lo paga con el resto de los mortales. «Que si tu perro ladra, que si te oigo por las noches, que si el vecino del tercero tira las colillas al patio de luces, que si voy a poner una demanda…» Ufff, es la vecina cansina que, digas lo que le digas, se la trae al pairo, ella quiere vengarse de este mundo cruel y lo demás le da exactamente igual.

3. LA JODE-SIESTAS
Cuatro de la tarde, después de estar toda la santa mañana trabajando y teniendo que volver al trabajo por la tarde, tan sólo tienes una hora para disfrutar de la siesta pero… Te ha tocado la vecina jode-siestas por excelencia. ¿Cómo saber si tienes una vecina de este estilo? A medio día se dedica a pasar el aspirador, a poner la secadora, la lavadora, a hablar por teléfono, a ponerse la novela con el volumen «modo estoy medio sorda ON» y, esto, cuando no le da por discutir con su marido…

4. LA VECINITA
Esta es la vecina que más odias de todas… Es la típica tía buena que lleva loco a todo el vecindario y, justamente tus ventanas dan a las suyas. Maldito el momento en que decidiste mudarte a ese piso con tu chico… Ahora ya no estás tranquila ni en casa… Quién te iba a decir a ti que tendrías que hacer guardias para controlar que tu novio no mire por la ventana mientras la vecinita de los hue… se está cambiando de ropa sin la persiana bajada.

5. LA DE «Y TÚ DE QUIÉN ERES»
A este tipo de vecina se la repampinfla todo lo que hagas, el piso en el que vivas o a lo que te dediques. Su único interés es saber si eres la hija de… la nieta de… la mujer, esposa, novia, amiga, amante…. porque siempre queda mejor decir en sus tertulias del rellano «ésta es la del menganito» a decir… «ésta es la del quinto»… Así parece que maneja información privilegiada y que, por tanto, es la reina de la escalera.

6. LA COCINITAS
Entras al portal del edificio y ya huele a comida… Pero esta vez es pescado, un pescado de esos que se te pegan en la casa, ropa, sábanas y hasta en tu pelo. Rezas para que no sea la vecina de tu escalera pero… cuando sales del ascensor la peste a pescado te tira para atrás y ya es demasiado tarde… Te acabas de convertir en atún y tu casa en una lata de conservas… Hasta que consigas quitar todo ese olor a pececillo revenido te queda un largo camino y, probablemente, se mezcle con el olor de las croquetas fritas del día siguiente… Paciencia…

7. LA POLIFÓNICA
Este término ya está obsoleto pero no puedo dejar de ponerlo ya que cuando vivía en Alicante tenía una vecina polifónica… ¿Cómo lo descubrí? Porque roncaba taaaannnttoooo que era imposible conciliar el sueño. Mi habitación daba a la suya y cuando ya me había acostumbrado a su ronquido y empezaba a cerrar los ojos, la muy cojonera cambiaba el tono y a seguir roncando… Mientras yo me comía el techo, las uñas, daba vueltas en la cama y terminaba mudándome al sofá.

8. LA TARUMBA
En todas las escaleras hay una de éstas. Siempre está la típica señora que, en el fondo nos da penilla porque se le ha ido un poco la pinza pero… que como la pilles en un mal día no tiene ningún reparo en darte un garrotazo, acordarse de toda tu familia y echarte mil y una maldiciones… Y así la viejita inofensiva se convirtió en la auténtica bruja de Blancanieves.

9. LA CANTANTE FRUSTRADA
Si ya es terrible escuchar a tu novio en la ducha, todavía es mucho peor intentar conciliar el sueño o disfrutar de un momento de paz cuando de pronto una voz de señora haciendo gorgoritos a lo Marisol, mientras su marido silba a su son, te deleitan con una canción al estilo años 40. Si a esto le sumamos que están cuidando del nieto, prepárate para un repertorio de nanas más amplio que el mismísimo Quijote.

10. LA ADORABLE
De estas hay muy pocas, esta sería la vecina viejita ideal, esa que siempre está ahí para lo que la necesites. Es la que ejerce de madre-abuela de la escalera y la que te guarda tupers porque sabe que trabajas un montón. Además se ofrece a regarte las plantas o sacarte al perro mientras no estás en casa. Sin duda yo quiero una de estas pero… ¿Sabéis qué? las pelis esas malas que echan a medio día me han enseñado que este tipo de viejitas adorables luego quieren matarte así que…mejor cada una en su casa y así, todos vivitos y felices.

Y vosotras… ¿qué tipo de vecina tenéis? MIL BESOSSS

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Dejar una respuesta

[jetpack_subscription_form]

error: